Archive
2014
January
February
March
April
2013
January
February
March
April
May
June
July
August
September
October
November
December
2012
January
February
March
April
May
June
July
August
September
October
November
December
2011
January
February
March
April
May
June
July
August
September
October
November
December
2010
January
February
March
April
May
June
July
August
September
October
November
December
2009
January
February
March
April
May
June
July
August
September
October
November
December
2008
January
February
March
April
May
June
July
August
September
October
November
December
2007
January
February
March
April
May
June
July
August
September
October
November
December
2006
March
April
May
June
July
August
September
October
November
December
Jan. 03, 2013

De padres cocainómanos, hijos contras las drogas… entre las ratas

by Victoria Toro

Click to enlarge images

 


Un estudio publicado recientemente en Nature Neuroscience demuestra precisamente eso: que a los descendientes machos de ratas machos que consumían cocaína les gusta menos la droga y hacen menos esfuerzos para conseguirla. Pero el estudio dice mucho más, atribuye ese comportamiento a un mecanismo epigenético lo que supone una cierta reivindicación de Lamarck.

Vayamos por partes. El trabajo ha sido llevado a cabo por un equipo de científicos de la Universidad de Pennsylvania dirigido por Christopher Pierce. Los investigadores dieron cocaína con autoadministradores a ratas macho durante sesenta días. Tras eso, aparearon a esas ratas con hembras que nunca habían consumido la droga. E inmediatamente después del apareamiento, separaron a las hembras de los machos para que el comportamiento de los "drogadictos" no las contaminara a ellas.

Un seguimiento de las crías de estas ratas descubrió que los descendientes machos, no las hembras, de las ratas "cocainómanas" consumían menos cocaína de los autoadministradores que los descendientes de las ratas del grupo de control a las que solo se había proporcionado una solución salina. No solo eso, a los primeros la droga parecía gustarles menos ya que hacían un esfuerzo mucho menor para hacerse con ella.

El investigador principal, Christopher Pierce, señala que este estudio "es el primero que demuestra que los efectos químicos del consumo de cocaína pueden trasmitirse a las generaciones futuras". El artículo también explica, aunque muy someramente, cuál puede ser una de las vías de trasmisión de ese comportamiento.

{"input":{"width":490,"photo":"rats2","row":"4584","table":"DOCUMENT"}}
Los autores defienden que el consumo de la droga provoca cambios epigenéticos -los fenómenos ambientales que afectan a la expresión de los genes- en los espermatozoides de las ratas que entonces son trasmitidos a sus descendientes. Sorprendentemente, solo a los descendientes machos, según este artículo. Y sobre esto, los autores aseguran que aunque no saben a qué se debe creen que puede ser por factores hormonales y señalan, por ejemplo, la segregación de testosterona que se produce en los machos durante la gestación.

En cuanto a cuál es el mecanismo que frena los deseos de cocaína en los descendientes y que, según el artículo, estos han heredado de sus progenitores consumidores, el trabajo identifica uno y advierte de que pueden existir otros más.

El artículo señala que la investigación de los cerebros de las crías a las que les gustaba menos las cocaína descubrió un aumento en los niveles de una proteína llamada factor neurotrófico derivado (BDNF) en la corteza prefrontal. Esta proteína ya era conocida por su influencia en la sensibilidad a la cocaína.
 
Lamarck a escena
Este estudio puede ser visto como una cierta reivindicación de Larmarck, algo que al investigador principal no le asusta si no todo lo contrario. Christopher Pierce declaraba a Sicience Friday: "Yo fui criado desde que estaba en la escuela en la idea de ridiculizar a Lamarck en comparación con Darwin. No hay ninguna duda sobre la Evolución y el genio de Darwin, pero después de todo este tiempo parece que Lamarck tenía razón en algunas cosas".
 
Y en los humanos ¿qué?
Quizá este sea el asunto más espinoso de este artículo, a pesar de la insistencia en lo contrario de sus autores. Ya en el texto, los científicos reconocen que sus resultados entran en contradicción con los datos epidemiológicos humanos sobre drogadicción que indican que, aparentemente "la adicción a la cocaína es hereditaria".
Pierce también reconoce que "el equivalente en humanos de nuestro experimento es esencialmente imposible" pero insiste en que lo que ellos han demostrado es que el comportamiento de los padres puede influir en la fisiología y el comportamiento de los descendientes". En las ratas, añadiría yo.
About Victoria Toro

Viajera, bloguera, escritora, lectora, madre… La curiosidad la llevó hace más de veinte años a dedicarse al periodismo científico y la divulgación. Desde entonces: artículos, reportajes, radio, tv, exposiciones, libros… desde España y ahora desde EEUU.

The views expressed are those of the author and are not necessarily those of Science Friday.

Science Friday® is produced by the Science Friday Initiative, a 501(c)(3) nonprofit organization.

Science Friday® and SciFri® are registered service marks of Science Friday, Inc. Site design by Pentagram; engineering by Mediapolis.

 

topics