Apr. 20, 2012

Mi primer vuelo con el P-3B de la NASA

by María José Viñas

Click to enlarge images
Viernes, 20 de abril 2012
Llegué a Kangerlussuaq ayer por la mañana, aproximadamente hora y media después de que el avión de la NASA hubiera despegado para su misión diaria, así que me quedé en tierra y aproveché para explorar los alrededores de este  pequeñísimo enclave en el oeste de Groenlandia. El equipo regresó hacia las cuatro de la tarde y al poco me comunicaron que volaría al día siguiente.
{"input":{"width":"480","photo":"kangerlussuaq","row":"4107","table":"DOCUMENT"}}
Hoy nos levantamos de madrugada, para estar en el avión a las 7 de la mañana. A los novatos (dos periodistas daneses y yo) ya nos tocó ver un vídeo de seguridad la noche anterior, pero aún así un miembro de la tripulación, Mike, nos da un recordatorio en vivo y en directo.  No se trata del típico repaso de las salidas de emergencia que te dan en un vuelo comercial: entre otras instrucciones, Mike nos señala dónde están almacenados los kits de supervivencia en el Ártico (parca, cubrebotas, etc.) y las bengalas para indicar nuestra posición en el caso de que nos estrellemos en el hielo. Esperemos que no se nos dé la ocasión de usarlos.
 
Al poco de abordar el P-3B, me toca la lotería: me invitan a sentarme en la cabina de los pilotos durante el despegue.  Estoy tan emocionada que no sé si sacar fotos, experimentar con la cámara de vídeo o simplemente limitarme a disfrutar de las vistas. Así que intento hacerlo todo al mismo tiempo y se me pasa el despegue en un soplo.

 

{"input":{"width":"480","photo":"montanas","row":"4107","table":"DOCUMENT"}}

Sobrevolamos las montañas cercanas a Kangerlussuaq y en pocos minutos estamos rodeados de kilómetros y kilómetros de hielo cegador. El avión vuela bajo (a 450 metros de la superfície), así que podemos apreciar muchos detalles del paisaje: multitud de grietas en aquellos lugares donde un glaciar acelera su curso, picos que emergen oscuros entre el blanco panorama, algún que otro charco resultante del inicio del deshielo primaveral de la capa de nieve invernal que cubre los glaciares.

Como ya he mencionado, la NASA utiliza un aeroplano P-3B para esta misión. Se trata de un avión militar que fue transferido a la agencia espacial estadounidense en el año 1992 y que desde entonces se ha utilizado para estudios científicos. El avión no está dedicado exclusivamente a la campaña ártica de IceBridge: por ejemplo, a finales de este año se utilizará en California para estudios de contaminación atmosférica.

Cuando el centro NASA Wallops en Virginia prepara el P-3B para la misión de Groenlandia, lo equipa con una serie de nueve instrumentos: un láser, cuatro tipos de radar, una cámara fotográfica de alta definición, un termómetro de superficie, un gravetómetro y un magnetómetro. Excepto el gravetómetro, que va en el interior del avión, todos los sensores de los instrumentos van montados en el fuselaje del P-3B (bajo las alas o debajo de la cabina). Las computadoras que procesan la información están dentro del avión, alojadas en torres metálicas firmemente amarradas al suelo. El científico responsable de cada instrumento va sentado al frente de su torre durante las ocho horas de vuelo, comprobando que no se den errores en la recolección de datos.

{"input":{"width":"480","photo":"instruments","row":"4107","table":"DOCUMENT"}}

Los instrumentos científicos de IceBridge se complementan el uno con el otro, como buenos jugadores de equipo. Los láseres se encargan de analizar la superficie del hielo y dan información muy detallada sobre las variaciones en elevación que se dan de un año para otro cuando el hielo se derrite o crece debido a acumulación de nieve. Básicamente, lo que los láseres hacen es emitir un pulso de luz que rebota en la superficie del hielo y regresa al avión, donde es entonces captado por los sensores instalados en el fuselaje del P-3B. El tiempo que tarda la señal luminosa en volver es indicativo de la altura del hielo (cuanto más alta es la capa de hielo, menos tarda el pulso de luz en regresar al avión). Los radares funcionan de manera similar pero utilizan otro tipo se señal, energía electromagnética. A diferencia del láser, que se detiene en la superficie, la señal de radar penetra en la capa de hielo y aporta información sobre su grosor y estructura. Uno de los radares se encarga de observar el suelo bajo el hielo para poder crear un perfil topográfico que permite a los científicos comprender por qué algunos glaciares se desplazan más rápido que otros. Y finalmente, el gravetómetro y magnetómetro analizan la composición geológica del suelo.

Hoy volamos hacia el sur, siguiendo una ruta que trazó el año pasado otro avión de la misión IceBridge que transportaba otro láser de la NASA llamado LVIS (Land Vegetation and Ice Sensor, o Sensor de Vegetación Terrestre y Hielo). Es habitual que IceBridge repita las mismas rutas año tras año o que se dedique a recorrer las rutas principales de algún satélite, como CryoSat o el difunto ICESat, para poder comparar datos y ajustar medidas. Cuando los científicos analicen los datos de hoy, los podrán comparar con la información que LVIS midió en 2011 y comprobar cómo ha evolucionado la capa de hielo de un año para otro.

 
Al volver a la base, nos informan que el pronóstico meteorológico de mañana en la zona del glaciar de Jakobshavn es excelente, así que nos dirigiremos ahí. Aparte de su interés científico (Jakobshavn es el glaciar que se está derritiendo más rápido en toda Groenlandia), se trata de una zona muy escénica, así que espero poder sacar buenas fotos para compatirlas con vosotros.
About María José Viñas

Escritora científica de la NASA

The views expressed are those of the author and are not necessarily those of Science Friday.

Science Friday® is produced by the Science Friday Initiative, a 501(c)(3) nonprofit organization.

Science Friday® and SciFri® are registered service marks of Science Friday, Inc. Site design by Pentagram; engineering by Mediapolis.

 

topics