Archive
2014
January
February
March
April
May
June
July
August
2013
January
February
March
April
May
June
July
August
September
October
November
December
2012
January
February
March
April
May
June
July
August
September
October
November
December
2011
January
February
March
April
May
June
July
August
September
October
November
December
2010
January
February
March
April
May
June
July
August
September
October
November
December
2009
January
February
March
April
May
June
July
August
September
October
November
December
2008
January
February
March
April
May
June
July
August
September
October
November
December
2007
January
February
March
April
May
June
July
August
September
October
November
December
2006
March
April
May
June
July
August
September
October
November
December
Jun. 05, 2012

Un año después, la erupción del volcán chileno sigue afectando a toda una región

by Aleszu Bajak

Click to enlarge images
El 4 de junio de 2011 una densa nube de ceniza de color marrón fue eyectada a más de catorce kilómetros en el aire, por el complejo volcánico Puyehue-Cordon Caulle, en el sur de Chile.

En apenas unas horas, una interminable lluvia de ceniza caía sobre ambos lados de la frontera chileno-argentina. Más de 3.500 personas fueron evacuadas de las inmediaciones chilenas y ciudades como Bariloche en Argentina—a unos 130 kilómetros de distancia del volcán—quedaron cubiertas por 30 centímetros de ceniza volcánica. Los efectos de este manto fueron terribles: cortocircuitos de las líneas eléctricas, carreteras cortadas, aeropuertos y escuelas cerradas...  No por un día, ni una semana, no. Por más de nueve meses, el complejo siguió retumbando y tapando el horizonte local con nubes de ceniza a las ciudades argentinas de Bariloche y Villa La Angostura.
{"input":{"width":490,"photo":"volcan10","row":"4177","table":"DOCUMENT"}}

El complejo de Puyehue-Cordón Caulle se extiende por casi 18 kilómetros al sur de los Andes chilenos, a unos 100 kilómetros al este de Osorno. La región cuenta con más de 60 volcanes -históricamente o potencialmente- activos. La erupción del pasado junio no se originó de un sólo cráter sino que resultó de varias fracturas y fisuras, dice Gustavo Villarosa, un vulcanólogo con sede en la Universidad Nacional del Comahue en Bariloche. Cien millones de metros cúbicos de material piroclástico se lanzaron por día en la fase inicial de la erupción, según el Servicio Nacional de Geología y Minería de Chile (Sernageomin).

“Vamos a estar por años pagando por esto,” dice Villarosa. La ceniza se metió en los fluyentes cloacales y las plantas de tratamiento de aguas residuales. “Las bombas están corroídas y los filtros se bloquearon.”

Las autoridades tuvieron tiempo para planificar para la erupción, pero no lo hicieron, dice Villarosa. En las semanas previas a la erupción, Villarosa y sus colegas se reunieron varias veces con las autoridades en Bariloche y Villa La Angostura—a menos de 100 kilómetros al norte—para advertirles de que la actividad sísmica se estaba volviendo más fuerte y más frecuente, uno de las pocas señales que tienen los científicos de una erupción inminente. Villarosa insiste en que les dijo que la erupción era inminente y que debían preparar un plan de contingencia pero no lo elaboraron. -Las autoridades locales han declinado comentar sobre este hecho.-

“Quieres que esté preparada la comunidad para enfrentarse con un catástrofe,” me cuenta Villarosa. Me da un ejemplo: “Cuando hay una caída de ceniza, la provisión de energía eléctrica es la primera en en parar. Cubre los cables y las torres eléctricas y, como la ceniza es conductora de la electricidad, hay un cortocircuito. Esto pasó en Bariloche y Villa La Angostura y tiene costos económicos y psicológicos. Hay miles de incertidumbres y la gente no se siente protegida.”
{"input":{"width":490,"photo":"volcan20","row":"4177","table":"DOCUMENT"}}

En los días posteriores a la erupción, las personas fueron advertidas por autoridades de salud locales de que usaran máscaras y permanecieran en lugares cerrados. La ceniza cubría la región de una nieve gris. El riesgo para la salud fue inmediato: la ceniza volcánica contiene sílice cristalino, un polvo fino y químicamente similar al vidrio, la inhalación o el contacto con la piel y los ojos del mismo producen irritación y puede agravar a condiciones respiratorias preexistentes como bronquitis crónica, enfisema y asma.

Después de doce días, el Sol volvió y el lento proceso de limpieza empezó. Las líneas de alta tensión fueron reemplazadas, los techos arreglados y las carreteras limpiadas de ceniza. Sin embargo, los lagos, los ríos y la flora de la región seguían cubiertos de ceniza gris. ¿Qué tipo de efecto ambiental tendría este manto volcánico?

Un científico que busca respuesta a esta pregunta es Gonzalo Irisarri de la Universidad de Buenos Aires (UBA). Mirando imágenes satelitales que muestran la extensión de la cobertura de la ceniza sobre la vegetación, Irisarri estima que la productividad de vegetación el la región se encuentra en su nivel más bajo en diez años. Explicó el mecanismo en un estudio publicado por el departamento de agricultura de la UBA en febrero: “Las cenizas depositadas sobre las hojas actúan como un sombreo y reducen la capacidad de interceptar la luz solar en la vegetación. La sequía disminuye la capacidad de la vegetación de mantener todos los procesos fisiológicos, entre ellos la fotosíntesis y, por ende, la producción de materia seca.”
 
{"input":{"width":490,"photo":"volcanslide","row":"4177","table":"DOCUMENT"}}

¿Qué significa esto para la flora patagónica?
“En estas zonas no hay agricultura, es pastizales y estepas natural,” dijo Irisarri, “entonces la pérdida que hay allí es que las ovejas dejan de comer y hay mortandades.” Señala que una estancia grande perdió 4.000 ovejas de las 27.000 que tenía en 2011. Estos ovejeros pudieron mover sus ovejas a regiones libres de ceniza. Muchos ovejeros de subsistencia no tuvieron esta suerte. Irisarri ha escuchado muchos relatos de pérdidas devastadoras en estancias pequeñas.

El día de febrero que llegué a Bariloche, la nube de ceniza era pesada, atenuaba el Sol de mediodía y ocultaba a la vista del Lago Nahuel Huapí. Al bajarme del autobús, le pregunté al conductor si toda mi estancia en Bariloche iba a ser así. “Ha sido así durante meses”, dijo. “Hay que rezar que los vientos soplen.”

Es una oración de la que depende el sector turístico de la región. Desde la erupción de junio, Bariloche—una ciudad turística en invierno y verano que atrae a más de 700.000 visitantes por año—ha visto una tremenda caída en las cifras de visitantes. Después de la erupción, la tasa de ocupación hotelera fue “prácticamente nula” para el resto de 2011, según un informe de la Agrupación de Hosterías, Hoteles, Cabañas y Bungalows (AHHB) de Bariloche.

Científicos chilenos dicen que el complejo Puyehue-Cordón Caulle está mostrando señales de disminuir. La lava ha dejado de fluir, la ceniza se ha reducido a una voluta y los chilenos evacuados han podido regresar a sus casas para volver a sus vidas bajo la sombra de los volcanes.
About Aleszu Bajak

Aleszu Bajak is a science writer based in Buenos Aires, Argentina. Before moving to the Southern Cone, he worked as a producer for Science Friday, as a research technician at Cornell's gene therapy department, and as a guitar teacher.

The views expressed are those of the author and are not necessarily those of Science Friday.

Science Friday® is produced by the Science Friday Initiative, a 501(c)(3) nonprofit organization.

Science Friday® and SciFri® are registered service marks of Science Friday, Inc. Site design by Pentagram; engineering by Mediapolis.

 

topics