Archive
2014
January
February
March
April
2013
January
February
March
April
May
June
July
August
September
October
November
December
2012
January
February
March
April
May
June
July
August
September
October
November
December
2011
January
February
March
April
May
June
July
August
September
October
November
December
2010
January
February
March
April
May
June
July
August
September
October
November
December
2009
January
February
March
April
May
June
July
August
September
October
November
December
2008
January
February
March
April
May
June
July
August
September
October
November
December
2007
January
February
March
April
May
June
July
August
September
October
November
December
2006
March
April
May
June
July
August
September
October
November
December
Sep. 17, 2012

La clave del olor está en la cantidad de bacterias

by Irene Jarchum

Click to enlarge images
Las hienas identifican a los miembros de su clan gracias al olor. Y el olor característico de cada clan lo obtienen estos animales a causa de las bacterias que viven en sus glándulas odoríficas.

Para comunicarse, las hienas dejan rastros sobre el pasto. Ese rastro es una sustancia en forma de pasta cremosa que producen las glándulas odoríficas que tienen cerca del ano. Esta pasta contiene moléculas orgánicas con un olor fuerte, resultado de la fermentación que llevan a cabo las bacterias.

Un estudio publicado en la última edición de Scientific Reports, demuestra que las comunidades bacterianas que crecen en las glándulas odoríficas de las hienas son mucho más similares entre los miembros de un clan que entre miembros de distintos clanes. Es decir, que gracias a las bacterias, las hienas son capaces de identificar a los miembros de su propio clan.

{"input":{"width":490,"photo":"hyena2","row":"4397","table":"DOCUMENT"}}
 
“Las hienas tienen un sistema social muy complejo.  Al observarlas me intrigó saber como es que las bacterias que producen olores ayudan a las hienas a comunicarse entre sí”, explica el Dr. Kevin Theis, quien llevó a cabo la investigación junto a sus colegas de Michigan State University.

Estos animales viven en clanes de 40 a 80 miembros, pero no todos están juntos a la misma vez. Aunque en algunas ocasiones miembros de distintos clanes se aparean, las hienas son animales muy territoriales. “Las hembras no toleran que hembras de otro clan entren en su territorio. Si esto ocurre, las peleas entre ellas pueden ser feroces”, dice el Dr. Theis.

La investigación se llevó a cabo con una población de hienas manchadas, Crocuta crocuta, en la reserva natural Masai Mara en Kenya. Los investigadores hicieron un muestreo que incluyó hienas pertenecientes a cuatro clanes distintos. Después de anestesiarlas, obtuvieron muestras de sus glándulas odoríficas.

El análisis de estas muestras demostró que todas las hienas tienen las mismas bacterias, pero la proporción de éstas varía significativamente entre miembros de distintos clanes. Además, se encontró que aproximadamente la mitad de las bacterias identificadas no han sido clasificadas previamente, lo cual indica que algunas de ellas podrían ser especies nuevas para la ciencia.

Los investigadores utilizaron una técnica que habitualmente se usa para identificación de bacterias pero que nunca había sido aplicada con las que crecen en las glándulas odoríficas de las hienas. Esta técnica, llamada sequenciación de ARN ribosomal 16S, surgió hace pocos años y tiene a ventaja de que la amplificación del gen puede hacerse tanto a partir de bacterias cultivadas en el laboratorio como de muestras obtenidas de organismos vivos, que es precisamente la opción que adoptaron los científicos en este estudio. Una vez obtenida la muestra, se aísla el ADN, se secuencia y con la información obtenida ya se puede identificar las bacterias.

{"input":{"width":"240","photo":"hyena3","row":"4397","table":"DOCUMENT"}}
Investigaciones previas habían usado técnicas basadas en el cultivo de las bacterias dentro del laboratorio. Pero, como explica el Dr. Theis, “es muy difícil encontrar las condiciones adecuadas para que estas bacterias crezcan en el laboratorio, porque no es un ambiente en el que se puedan reproducir las condiciones a las que estos organismos están adaptados. De manera tal que la información que se obtiene usando estas técnicas es incompleta”. El ambiente en el que crecen normalmente estas bacterias es muy particular y reproducir en un laboratorio la exacta concentración de oxígeno, los nutrientes y otros factores, es casi imposible. Además, la viabilidad de la muestra decrece rápidamente al ser expuesta al oxígeno. Todo esto lo evitaron los autores del estudio al trabajar directamente con el ADN.

Todos los animales cohabitan con bacterias. También los humanos con las que viven en nuestra piel, boca, intestino, etc. Nos beneficiamos de ellas como ellas de nuestro organismo. De la misma forma, las bacterias que producen los olores en las glándulas de las hienas se benefician de un lugar húmedo, tibio y con acceso a nutrientes. A cambio, las hienas obtienen un medio de comunicación.
 
¿Quieres más ciencia? Descarga el PODCAST de SciFri en Español Cada semana, te traemos contenido original con lo mejor de la ciencia y la tecnología en Español: historias, entrevistas, vídeos, secciones destacadas del programa en inglés. No te lo pierdas.
¿Quieres más ciencia? Descarga el PODCAST de SciFri en Español Cada semana, te traemos contenido original con lo mejor de la ciencia y la tecnología en Español: historias, entrevistas, vídeos, secciones destacadas del programa en inglés. No te lo pierdas.
 
Suscríbete
en iTunes
Síguenos
en Twitter
Visítanos
en Facebook

 

 

 

 

About Irene Jarchum

Irene Jarchum es científica y hace investigación en el campo de la inmunología.

The views expressed are those of the author and are not necessarily those of Science Friday.

Science Friday® is produced by the Science Friday Initiative, a 501(c)(3) nonprofit organization.

Science Friday® and SciFri® are registered service marks of Science Friday, Inc. Site design by Pentagram; engineering by Mediapolis.

 

topics