Archive
2014
January
February
March
April
May
June
July
August
September
2013
January
February
March
April
May
June
July
August
September
October
November
December
2012
January
February
March
April
May
June
July
August
September
October
November
December
2011
January
February
March
April
May
June
July
August
September
October
November
December
2010
January
February
March
April
May
June
July
August
September
October
November
December
2009
January
February
March
April
May
June
July
August
September
October
November
December
2008
January
February
March
April
May
June
July
August
September
October
November
December
2007
January
February
March
April
May
June
July
August
September
October
November
December
2006
March
April
May
June
July
August
September
October
November
December
Nov. 08, 2012

¿Qué se esconde bajo el hielo?

by María José Viñas

Click to enlarge images
 
28 Octubre 2012
 
Otro día, otro vuelo. Hoy nos dirigimos a explorar la parte final de la corriente de hielo Foundation, que desemboca en la barrera de hielo Filchner-Ronne, en el Mar de Weddell. Se trata de un área muy remota y poco estudiada de la Antártida. Una de las ventajas de utilizar el DC-8 para explorar el continente helado es que el avión tiene una gran capacidad de carga y por lo tanto puede acarrear mucho combustible y volar largas distancias sin tener que reabastecerse. Eso nos permite alcanzar zonas que quedan muy lejos de cualquier aeropuerto o base antártica.
 
Para llegar a nuestra área de estudio tenemos que atravesar la Península Antárctica prácticamente en diagonal. Hoy tenemos suerte y la zona está despejada, algo poco habitual, ofreciéndonos unas vistas que cortan el aliento.
 
{"input":{"width":490,"photo":"nasa2","row":"4505","table":"DOCUMENT"}}
 
Tras varias horas de tránsito durante las cuales nos pelamos de frío (el interior del avión puede volverse gélido a unos 9 kilómetros de altitud y tan al sur), llegamos al área de Foundation y descendemos a 450 metros para empezar a recolectar datos. La mayoría de mediciones de IceBridge se realizan a baja altitud, volando por debajo de las nubes que interfieren con los instrumentos. Además, al estar más cerca del suelo, el láser, los radares y el gravímetro se pueden concentrar en el estudio detallado de áreas más pequeñas.
 
El plan de vuelo de hoy consiste en una rejilla de cinco líneas de vuelo separadas por 20 kilómetros de distancia entre sí, empezando en la línea de tierra y extendiéndose 100 kilómetros hacia el interior del cauce del glaciar.
 
La línea de tierra (“grounding line”) es el punto donde un glaciar pierde contacto con el suelo sobre el que fluye y empieza a flotar sobre el mar, transformándose en una plataforma de hielo. La localización de la línea de tierra no es estática: si el glaciar está perdiendo hielo rápidamente, su zona de anclaje retrocede (se desplaza corriente arriba). En algunos casos, este cambio de posición permite al agua marina atacar la parte inferior del término del glaciar, lo cual acelera su deshielo en un círculo vicioso. 
 
{"input":{"width":490,"photo":"nasa3","row":"4505","table":"DOCUMENT"}}
 
Los principales objetivos para la misión de hoy son utilizar el láser y radares para establecer una serie de medidas de la capa de hielo que servirán como referencia en años futuros para determinar si el glaciar está adelgazándose. El gravímetro y los radares se usarán para explorar la forma y propiedades del suelo bajo el hielo en la desembocadura del glaciar. Básicamente, el radar determina la forma del cauce del glaciar. Lo que hace el gravímetro es detectar minúsculos cambios en la fuerza de gravedad que se dan dependiendo por una parte de la profundidad del cauce y por otra, del tipo de materiales lo componen. Así, componentes pesados (por ejemplo, roca sólida), presentan mayor atracción gravitatoria que materiales más ligeros, como por ejemplo gravilla. Y cuando el gravímetro analice un cauce superficial, detectará una mayor fuerza gravitatoria que si estuviera analizando un profundo cañón bajo el hielo. Si usáramos el gravímetro a solas y, por ejemplo, detectáramos una gran fuerza de atracción gravitatoria bajo el hielo, no podríamos determinar si estaría causada por un terreno poco profundo o por materiales muy densos. Pero como tenemos al radar mostrándonos qué forma tiene el cauce, podemos usar las mediciones del gravímetro para averiguar de qué tipo de materiales está compuesto.
 
Y ¿para qué queremos tantos detalles sobre el cauce del glaciar, os preguntaréis? Simplemente, porque la topografía y composición del terreno tiene un gran impacto sobre la velocidad con la que el hielo que hay encima fluye hacia el mar. Imaginaos cuán diferente sería el empujar un enorme bloque de hielo sobre una superficie rugosa (roca sólida) que hacerlo una base resbaladiza (gravilla). O a lo largo de un “tobogán” inclinado (como lo sería un cañón en forma de V) en vez de sobre una superficie plana. 
 
Así, el saber exactamente qué se esconde bajo un glaciar ayuda a los científicos que crean modelos de transporte de hielo a afinar sus predicciones sobre qué va a pasar con el hielo antártico en las próximas décadas.
 

¿Quieres más ciencia? Descarga el PODCAST de SciFri en Español Cada semana, te traemos contenido original con lo mejor de la ciencia y la tecnología en Español: historias, entrevistas, vídeos, secciones destacadas del programa en inglés. No te lo pierdas.

Suscríbete
en iTunes
Síguenos
en Twitter
Visítanos
en Facebook

 

About María José Viñas

Escritora científica de la NASA

The views expressed are those of the author and are not necessarily those of Science Friday.

Science Friday® is produced by the Science Friday Initiative, a 501(c)(3) nonprofit organization.

Science Friday® and SciFri® are registered service marks of Science Friday, Inc. Site design by Pentagram; engineering by Mediapolis.

 

topics