Archive
2014
January
February
March
April
May
June
July
August
2013
January
February
March
April
May
June
July
August
September
October
November
December
2012
January
February
March
April
May
June
July
August
September
October
November
December
2011
January
February
March
April
May
June
July
August
September
October
November
December
2010
January
February
March
April
May
June
July
August
September
October
November
December
2009
January
February
March
April
May
June
July
August
September
October
November
December
2008
January
February
March
April
May
June
July
August
September
October
November
December
2007
January
February
March
April
May
June
July
August
September
October
November
December
2006
March
April
May
June
July
August
September
October
November
December
Nov. 21, 2012

SOS: Los corales piden ayuda a los peces para defenderse de las algas

by Irene Jarchum

Click to enlarge images

 

En los últimos años ha habido una importante reducción de arrecifes de coral en los océanos del planeta, con un 80% de pérdida en el Caribe. En muchos de estos casos, las algas han tomado su lugar. Recientemente, ecólogos de la Universidad de Georgia Tech se propusieron entender mejor el ecosistema del arrecife. 
 
"Pensamos en investigar cómo el coral puede controlar su espacio en este ecosistema que comparte con peces, cangrejos, plantas y otros seres vivos", dice el Dr. Mark Hay, Profesor de Ecología en Georgia Tech. "Específicamente, queríamos saber si los peces ayudan a los corales a defenserse de las algas invasoras", explica el Dr. Hay.
 
Lo que encontraron fue sorprendente: los corales, al entrar en contacto con las moléculas tóxicas de las algas, mandan señales químicas a los peces, quienes comen las algas y evitan que éstas dañen al coral. A su vez, el consumo de algas tóxicas tiene un efecto beneficioso para los peces: estimula la producción de sustancias que confunden a sus predadores. 
 
{"input":{"width":490,"photo":"gobio2","row":"4521","table":"DOCUMENT"}}
Previamente se sabía que hay algas que son sumamente tóxicas contra los corales. Una de estas algas es la llamada Chlorodesmis fastigiata. Aunque no es el alga más abundante, es una de las más nocivas y, cuando entra en contacto con el coral, lo mata en sólo dos días. 
 
El equipo de investigadores, formado por el Dr. Hay y un miembro de su grupo, la Dra. Danielle Dixson, se preguntaron si los peces se ven afectados por los efectos del alga C. fastigiata. Entre las cuatro especies de peces estudiadas, encontraron que, mientras que dos de ellas se alejan de la zona afectada, las otras no sólo se quedan, sino que ayudan a proteger al coral. Estos héroes son dos especies pertenecientes a los llamados peces gobios, Gobiodon histrio y Paragobiodon echinocephalus
 
"Cuando observamos que los gobios acudían en ayuda del coral, nuestros estudios tomaron otro enfoque: ¿cómo saben los peces que el coral está en peligro?", dice el Dr. Hay. Esta pregunta llevó al descubrimiento de que, pocos minutos después de entrar en contacto con las moléculas tóxicas del alga, el coral libera olores que atraen a los peces. Una vez allí, los gobios mordisquean el alga, separándola del coral. 
 
Pero no es sólo el coral quien se beneficia, porque al consumir el alga, los peces producen mayores cantidades de un moco que recubre su cuerpo y que contiene una sustancia que atonta a sus predadores. "Parece actuar como un narcótico", explica el Dr. Hay, "aunque todavía no hemos definido la forma de acción de esta sustancia". 
 
Los estudios se realizaron en arrecifes de coral de una isla de las Fiji. La elección de este lugar, un enclave natural de arrecifes, permite a los investigadores concluir que "estos fenómenos ocurren realmente", explica Mark Hay. Para llevar a cabo los experimentos, seleccionaron arrecifes cercanos a la playa y los estudios se llevaron a cabo con la ayuda de snorkels. 
 
El trabajo, publicado recientemente en la revista Science, recibió apoyo económico de tres organizaciones, dos de las cuales son agencias del gobierno estadounidense: la National Science Foundation y los National Institutes of Health, y el Teasley Endowment a Georgia Tech. 
 
{"input":{"width":490,"photo":"gobio3","row":"4521","table":"DOCUMENT"}}
 
Al preguntarle al Dr. Hay si llenar los océanos de peces gobios ayudaría con la pérdida de arrecifes de coral, éste responde que probablemente estos resultados no se usen directamente para contrarrestar los cambios de gran escala que están ocurriendo. "Lo que hemos descubierto", dice, "es cómo esta comunidad ha evolucionado para beneficiarse mutuamente y proteger el lugar donde viven".
 
Los gobios son pequeños peces que suelen vivir en el mismo arrecife de coral toda su vida. Estos últimos hallazgos nos muestran que estos pececitos, además de ser de aspecto muy simpático y colorido, son una pieza crítica para mantener sano el ecosistema en el que habitan.
 

¿Quieres más ciencia? Descarga el PODCAST de SciFri en Español Cada semana, te traemos contenido original con lo mejor de la ciencia y la tecnología en Español: historias, entrevistas, vídeos, secciones destacadas del programa en inglés. No te lo pierdas.

Suscríbete
en iTunes
Síguenos
en Twitter
Visítanos
en Facebook

 

About Irene Jarchum

Irene Jarchum es científica y hace investigación en el campo de la inmunología.

The views expressed are those of the author and are not necessarily those of Science Friday.

Science Friday® is produced by the Science Friday Initiative, a 501(c)(3) nonprofit organization.

Science Friday® and SciFri® are registered service marks of Science Friday, Inc. Site design by Pentagram; engineering by Mediapolis.

 

topics