Archive
2014
January
February
March
April
May
June
July
August
September
October
November
December
2013
January
February
March
April
May
June
July
August
September
October
November
December
2012
January
February
March
April
May
June
July
August
September
October
November
December
2011
January
February
March
April
May
June
July
August
September
October
November
December
2010
January
February
March
April
May
June
July
August
September
October
November
December
2009
January
February
March
April
May
June
July
August
September
October
November
December
2008
January
February
March
April
May
June
July
August
September
October
November
December
2007
January
February
March
April
May
June
July
August
September
October
November
December
2006
March
April
May
June
July
August
September
October
November
December
Nov. 27, 2012

Las muchas clases de hielo marino

by María José Viñas

Click to enlarge images

 

2 Noviembre 2012
 
Solo quedan cuatro vuelos para el final de la campaña antártica y los científicos de IceBridge están empezando a ponerse nerviosos con la borrasca persistente que hay instalada en el Mar de Weddell y no les permite llevar a cabo una misión de estudio de hielo marino en esa zona. Tras volver a estudiar las condiciones meteorológicas de hoy, desisten de dirigirse hacia Weddell y eligen una de las pocas misiones de alta prioridad que quedan pendientes: Recovery Offshore 01, una misión de reconocimiento la parte de la plataforma de hielo Filchner que queda cerca del glaciar Recovery, al oeste de la Península Antártica. Las imágenes de satélite nos avisan de que habrá dos capas de nubes en la zona, pero ambas están situadas a un nivel lo suficientemente alto como para que podamos volar por debajo de ellas cuando vayamos a recolectar datos. El principal objetivo de hoy será estudiar la batimetría (la profundidad del agua y relieve del suelo marino) debajo de la plataforma de hielo.
 
{"input":{"width":490,"photo":"icebridge0502","row":"4526","table":"DOCUMENT"}}
 
La verdad sea dicha, volar haciendo una rejilla sobre una plataforma de hielo no proporciona las vistas más escénicas de la Antártida: todo lo que se ve a través de las ventanillas es una inmensidad de hielo plano que continúa inmutable hasta donde alcanza la vista. Pero el vuelo de hoy tiene puntos de interés añadidos, incluyendo el hecho que hoy voy a utilizar el teléfono por satélite del DC-8 para hablar con Luis Quevedo, productor del podcast en español de Science Friday, en su oficina de Nueva York. Luis me entrevistará sobre la campaña antártica para el podcast
 
Además, hoy tenemos a un invitado especial en el avión: Ricardo Jaña, glaciólogo del Departamento científico del Instituto Nacional Antártico Chileno. Jaña está especializado en el estudio del hielo marino, o banquizas, así que le pido que me explique, para este blog, cómo se forma el hielo que flota en el mar.
 
Gran parte del hielo marino empieza como “greasy ice” (hielo grasiento – vaya nombre poco atractivo): una aglomeración de cristales de hielo que se orienta en la dirección el viento. Cuando los cristales se compactan, forman un núcleo llamado hielo panqueque, con forma de disco, que crece mediante varios procesos: por una parte, el agregado de más cristales de hielo en sus bordes. Por otra, el viento y las olas arrojan agua de mar sobre la superficie del panqueque, y ésta se congela rápidamente. 
 
{"input":{"width":490,"photo":"icebridge0501","row":"4526","table":"DOCUMENT"}}
 
Los panqueques de hielo se fusionan con otros y forman un bandejón, que crece tanto por arriba (por acumulación de la nieve que cae sobre el hielo) y por debajo, mediante el congelamiento de agua del mar. El viento y las corrientes marinas empujan al hielo, separándolo o haciendo que una capa de hielo marino se monta sobre otra
 
A medida que el hielo envejece, la sal proveniente del agua de mar va descendiendo, en forma de salmuera, hasta la parte inferior del bandejón, y finalmente se vierte al mar. A más antiguo es el hielo marino, menos salado es. (En cambio, el hielo de origen terrestre siempre está compuesto de agua dulce).
 
Jaña me comenta que los cristales de hielo son muy diferentes dependiendo de las condiciones meteorológicas en la zona en la que se formaron. Si el mar está calmado, el hielo que se formará estará compuesto de cristales muy largos, con estructura de columna muy definida, llamado columnar. Será hielo más duro que el llamado hielo frazil, que se forma por aglomeración en condiciones turbulentas y tiene cristales más cúbicos y frágiles. En el Mar de Bellingshausen, más abierto y expuesto a tormentas, predomina el hielo frazil. En cambio, en el Mar de Weddell, que es más tranquilo porque queda protegido de los vientos por la Península Antártica, hay más hielo columnar, que es más duro y resiste más tiempo.
 
IceBridge utiliza varios instrumentos para observar el hielo marino. El láser mide el francobordo, o la fracción del hielo que sobresale del agua. Y, ayudado por uno de los radares a bordo del DC-8, el láser también mide la capa de nieve acumulada sobre el hielo marino. La combinación de estos permite a los científicos calcular el espesor total de la capa de hielo marino, incluyendo la parte que queda escondida bajo el agua. Finalmente, un sistema de cámaras de alta definición toma imágenes que servirán para localizar áreas de mar abierto entre las banquizas... además de tener un gran valor escénico, como podéis ver en la imagen de abajo. 
 
{"input":{"width":490,"photo":"icebridge0503","row":"4526","table":"DOCUMENT"}}
About María José Viñas

Escritora científica de la NASA

The views expressed are those of the author and are not necessarily those of Science Friday.

Science Friday® is produced by the Science Friday Initiative, a 501(c)(3) nonprofit organization.

Science Friday® and SciFri® are registered service marks of Science Friday, Inc. Site design by Pentagram; engineering by Mediapolis.

 

topics