Archive
2014
January
February
March
April
May
June
July
August
September
October
November
December
2013
January
February
March
April
May
June
July
August
September
October
November
December
2012
January
February
March
April
May
June
July
August
September
October
November
December
2011
January
February
March
April
May
June
July
August
September
October
November
December
2010
January
February
March
April
May
June
July
August
September
October
November
December
2009
January
February
March
April
May
June
July
August
September
October
November
December
2008
January
February
March
April
May
June
July
August
September
October
November
December
2007
January
February
March
April
May
June
July
August
September
October
November
December
2006
March
April
May
June
July
August
September
October
November
December
Dec. 12, 2012

Entendiendo la respuesta al miedo

by Yaihara Fortis-Santiago

Click to enlarge images
Imagínese que se encuentra en un ascensor, suena un timbre muy fuerte, se apagan las luces y el ascensor se detiene.  Seguramente, su respuesta sería paralizarse y luego gritar.  O sea, tendría una respuesta de miedo.  ¿Qué cree que pasaría la próxima vez que usted se encuentre en un ascensor y las luces parpadeen?  Probablemente sentirá la misma sensación de miedo que experimentó la primera vez.
 
Por el contrario, después de que se suba muchas veces al elevador sin problema alguno, su miedo se desvanecerá gradualmente, es decir se extinguirá. Estas habilidades de superviviencia, presentes desde insectos hasta nosotros, nos permiten aprender a detectar estímulos que predicen miedo (luz se apaga = detiene elevador) y también a sentirnos seguros cuando estos ya no están presentes (luz se apaga = ya no se detiene el elevador). Pero, ¿qué pasa en el cerebro que nos permite responder ante el peligro con miedo y ante circunstancias de seguridad sin evocar respuestas de miedo?
 
El miedo es una emoción que sentimos cuando nos sentimos amenazados por un estímulo.  Cuando sentimos miedo tenemos una serie de reacciones fisiológicas y conductuales que se dan de manera consciente o inconsciente.  La respuesta al miedo es una compleja e involucra diversas áreas de nuestro cerebro, que aunque tienen funciones distintas, se interconectan para responder de manera asertiva al ambiente que nos rodea.
 
Regresemos a la experiencia del elevador para ilustrar la complejidad de la neurobiología del miedo.  Su sistema visual detecta cuando las luces se apagan; su sistema somatosensorial (aquel que detecta la temperatura y la posición de nuestros cuerpos) sentirá cuando el ascensor se detiene; y su respuesta de paralizarse será procesada por su sistema motor.  La emoción de miedo habrá sido procesada por su amígdala, mientras que el hipocampo guardará la información en torno al contexto (el elevador) y la memoria inicial de este evento.
 
Aunque todas estas acciones sucedieron en distintas áreas del cerebro, lo hicieron de manera coordinada y casi al unísono.  ¿Cómo es posible que nuestro cerebro procese tanta información a la vez y sin equivocarse?  Existe un área del cerebro conocida como la corteza prefrontal que se encarga de integrar información proveniente de otras partes del cerebro para determinar la respuesta conductual apropiada en cada situación.  La corteza prefrontal, que se encuentra justo detrás de nuestra frente, tiene también a su cargo funciones envueltas en la toma de decisiones complejas, la expresión de nuestra personalidad y nuestras interacciones sociales.
 
El grupo de investigadores del laboratorio del Dr. Gregory Quirk, en el Recinto de Ciencias Médicas de la Universidad de Puerto Rico, están interesados justamente en entender cuáles son los mecanismos y circuitos neuronales responsables de aprender a tener miedo y a sobreponerse a ese miedo extinguiéndolo. Este laboratorio se ha enfocado en entender el papel juega la corteza prefrontal en guardar y coordinar la información necesaria para regular el miedo.  En un estudio recientemente publicado en la prestigiosa revista Neuron, el Dr. Francisco Sotres-Bayon y otros dos estudiantes puertorriqueños midieron directamente la actividad de la corteza prefrontal al mismo tiempo que silenciaron farmacológicamente otras dos regiones del cerebro involucradas en el procesamiento emocional (la amígdala y el hipocampo). El objetivo de este estudio fue entender de qué manera la corteza prefrontal integra información proveniente de otras regiones del cerebro y así tomar una decisión “educada” de si lo apropiado es tener miedo o no.
 
El primer paso que tomó este equipo de científicos fue hacer que las ratas aprendieran a temer a un sonido, pareando el sonido con una breve descarga eléctrica en las patas. La próxima vez que las ratas oyen el sonido, muestran miedo paralizándose (sonido = peligro). Por el contrario, si las ratas escuchan el sonido varias veces más sin la descarga aprenden a extinguir el miedo (sonido = seguridad). (Al igual que le pasaría a usted en el ejemplo del ascensor). Utilizando este paradigma de condicionamiento, los investigadores de la Universidad de Puerto Rico identificaron un microcircuito neuronal en la corteza prefrontal que integra información emocional (proveniente de la amígdala) con información que le indica si el contexto es seguro o no (proveniente del hipocampo).  Así, la corteza prefrontal logra coordinar cuando tener miedo y cuando no.
 
De manera interesante, el grupo del Dr. Quirk observó que en animales a los que se silenciaba el hipocampo después de ocurrida la extinción del miedo, aumentaba el miedo y la actividad en la parte de la corteza prefrontal que representa el miedo.  Estos resultados en ratas sugieren que la amígdala tiene un rol en la activación de la corteza prefrontal y promueve la respuesta del miedo, mientras que el hipocampo la inhibe.  Además, estos resultados sugieren que el hipocampo sirve como una especie de “portero” que regula el flujo de información entre la amígdala y la corteza prefrontal, y que de esta manera regula la respuesta del miedo.
 
Los resultados de este estudio indican que la conexión entre el hipocampo y la corteza prefrontal es importante en la regulación de la respuesta al miedo.  Por tanto, entender el rol que juegan el hipocampo, la amígdala y la corteza prefrontal en el control y ejecución de estas emociones nos ayudaría a desarrollar tratamientos preventivos y efectivos para este tipo de enfermedades psicopatológicas.  Por ejemplo, estos resultados sugieren que desórdenes emocionales en humanos podrían ocurrir por falta de inhibición del hipocampo a la corteza prefrontal después de haber tenido la experiencia de extinción del miedo.
 
De hecho, se ha encontrado que los pacientes con desórdenes de ansiedad como el desorden de estrés postraumático (Post-Traumatic Stress Disorder), una condición que afecta a individuos que han sufrido situaciones traumáticas, presentan alteraciones en  el tamaño de la corteza prefrontal y en el nivel de actividad neuronal del hipocampo.  Eventualmente, es posible que los resultados de este estudio puedan ayudarnos a explicar cómo pacientes que presentan respuestas miedo patológico exagerado (como en el desorden de estrés postraumático) no pueden extinguir sus miedos.
 
La autora es neurocientífica, y actualmente se encuentra participando del Programa de Política Pública en Ciencias y Tecnología auspiciado por la Asociación Americana para el Avance de las Ciencias (AAAS, pos sus siglas en inglés). También miembro de Ciencia Puerto Rico (www.cienciapr.org).
About Yaihara Fortis-Santiago

neurocientífica, y actualmente se encuentra participando del Programa de Política Pública en Ciencias y Tecnología auspiciado por la AAAS.

The views expressed are those of the author and are not necessarily those of Science Friday.

Science Friday® is produced by the Science Friday Initiative, a 501(c)(3) nonprofit organization.

Science Friday® and SciFri® are registered service marks of Science Friday, Inc. Site design by Pentagram; engineering by Mediapolis.

 

topics