Archive
2014
January
February
March
April
May
June
July
August
September
2013
January
February
March
April
May
June
July
August
September
October
November
December
2012
January
February
March
April
May
June
July
August
September
October
November
December
2011
January
February
March
April
May
June
July
August
September
October
November
December
2010
January
February
March
April
May
June
July
August
September
October
November
December
2009
January
February
March
April
May
June
July
August
September
October
November
December
2008
January
February
March
April
May
June
July
August
September
October
November
December
2007
January
February
March
April
May
June
July
August
September
October
November
December
2006
March
April
May
June
July
August
September
October
November
December
Dec. 13, 2012

¿Favorecen los ensayos clínicos a las farmacéuticas que los costean?

by Materia

Click to enlarge images

 

La mayor revisión de la investigación médica realizada hasta la fecha muestra que los intereses pueden más que la ciencia. Los resultados de los ensayos clínicos pagados por las compañías farmacéuticas tienden a favorecer a sus productos. Un estudio que revisa miles de investigaciones encuentra el mismo sesgo en los test con nuevos aparatos médicos. Sólo la puesta a disposición pública de toda la información de las pruebas y el aumento de inversión pública en ensayos independientes podría acabar con este trato de favor.
 
Investigadores europeos, estadounidenses y canadienses han buceado en las tres principales bases de datos médicas (Medline, Embase y Web of Science) hasta reunir 48 artículos científicos publicados desde 1986 y que revisaban más de 5.000 estudios de fármacos y aparatos médicos. Tras dividirlos en tres categorías: patrocinados por la industria, financiados de forma pública o independiente y mixtos, analizaron tanto sus resultados empíricos como las conclusiones de los autores.
 
“Nuestros resultados sugieren que los estudios patrocinados por la industria sobre medicinas y dispositivos médicos tienden a ser más favorables hacia el producto del patrocinador que en los estudios no impulsados por la industria”, dice el miembro del Centro Nórdico Cochrane, Andreas Lundh. Cochrane Collaboration es una organización que mantiene la principal biblioteca de revisión de investigaciones médicas. La desviación se da además en todas las áreas de la investigación médica. “Nuestro estudio indica que se trata de un sesgo sistemático, no relacionado con determinados campos de la medicina”, añade Lundh.
 
Haciendo honor a la Biblioteca Cochrane, los investigadores se esforzaron en conseguir la mejor muestra posible. Descartaron los estudios que no incluyeran datos cuantitativos. También ignoraron aquellos que tuvieran que ver con la nutrición, el tabaco, la efectividad de hierbas medicinales y todo lo que no fueran medicamentos o aparatos médicos. En los casos en los que el estudio no hacía público quién lo patrocinaba, contactaron con los autores para saberlo. Los estudios, que abarcaban la mayor parte de las áreas de investigación médica, incluían ensayos clínicos de fármacos versus placebo, comparativas entre medicamentos o pruebas de aparatos comparados con otros simulados y combinaciones de todos ellos.
 
Los investigadores buscaron si existía ese trato favorable tanto en los resultados empíricos de los ensayos como en las conclusiones de los autores. En todas las combinaciones posibles comprobaron que existía ese sesgo. Comparando estudios patrocinados con los no patrocinados, por ejemplo, el número de resultados favorables era un 24% mayor en los primeros. Además, si aparecían efectos secundarios perjudiciales, éstos eran menos importantes.
La tendencia se repite en los casos en que se medía la eficacia de un tratamiento comparándolo con uno alternativo fabricado por la competencia. Si quien patrocinaba el ensayo era el dueño del primero, las probabilidades de ser eficaz aumentaba. En cuanto a la concordancia entre los resultados obtenidos y las conclusiones a las que llegaban los encargados del ensayo, en el 84% de los casos en que era menor se trataba de los patrocinados por la industria.
 
Dinero público para ensayos independientes
“Este es un gran negocio y los resultados de los ensayos clínicos publicados por las principales revistas médicas tienen un gran impacto sobre qué medicinas se prescriben a los pacientes”, asegura Lundh para explicar las razones de este sesgo. En su trabajo destacan que, ya desde el diseño de la investigación, las empresas patrocinadoras influyen en sus resultados y conclusiones. Pero esa influencia también puede aparecer durante el desarrollo del ensayo, en cómo son analizados los datos, seleccionando los informes favorables o, en último caso, dándole una vuelta a las conclusiones del informe. “Documentos de varios casos judiciales muestran que este tipo de decisiones se toman a nivel de los directivos”, comenta Lundhl.
 
“A la hora de publicar los estudios originales, se debería incluir la existencia del patrocinio de la industria. Pero también tendría que ser tenido en cuenta allí donde los resultados vayan a ser usados”, sostiene Lisa Bero, de la Universidad de California San Francisco y coautora de este informe. “Si aceptamos que el patrocinio de las empresas es una importante fuente de sesgo, tendremos que pensar cómo desarrollar mejores métodos para informar de los resultados de los ensayos, estableciendo y gestionando este sesgo en las revisiones sistemáticas que evalúan la efectividad de fármacos y dispositivos médicos”, añade. Su colega Lundh aporta otra posible solución: “conseguir que haya más dinero público para los ensayos independientes”.
About Materia

Materia es una web de noticias de ciencia, tecnología, salud y medio ambiente en español, elaborada por una redacción experimentada y premiada. Nuestros contenidos pueden ser republicados libremente por cualquier medio en español.

The views expressed are those of the author and are not necessarily those of Science Friday.

Science Friday® is produced by the Science Friday Initiative, a 501(c)(3) nonprofit organization.

Science Friday® and SciFri® are registered service marks of Science Friday, Inc. Site design by Pentagram; engineering by Mediapolis.

 

topics